Octavio Paz

|
"... La imagen no explica: invita a recrearla y, literalmente a revivirla. El decir del poeta encarna en la comunión poética. La imagen trasmuta al hombre y lo convierte a su vez en imagen, esto es, en espacio donde los contrarios se funden. Y el hombre mismo, desgarrado desde el nacer, se reconcilia consigo cuando se hace imagen, cuando se hace otro. La poesía es metamorfosis, cambio, operación alquímica, y por eso colinda con la magia, la religión y otras tentativas para transformar al hombre y hacer de "este" y de "aquel" ese" otro" que es él mismo. El universo deja de ser un vasto almacén de cosas heterogéneas. Astros, zapatos, lágrimas locomotoras, sauces, mujeres, diccionarios, todo es una inmensa familia, todo se comunica y se transforma sin cesar, una misma sangre corre por todas las formas y el hombre puede ser al fin su deseo: él mismo. La poesía pone al hombre fuera de sí y, simultáneamente, lo hace regresar a su ser original: lo vuelve a sí. El hombre es su imagen: él mismo y aquel otro. A través de la frase que es ritmo, que es imagen, el hombre - ese perpetuo llegar a ser- es. La poesía es entrar en el ser." OCTAVIO PAZ - EL arco y la lira (La Imagen)

1 comentario:

sergio astorga dijo...

Mirta, leer a Octavio Paz es entrar
en el vértigo de la inteligencia. Octavio Paz no sólo ha visto la imagen: la piensa.
En "Los privilegios de la vista"nos muestra que sabe leer no sólo las imágenes poéticas,sino también las llamadas visuales o plásticas, que tienen otra dinámica:la representación y la inmediatez. El hombre no nombra las cosa, las señala, las muestra y a travésdeellas se reconoce o se fuga.
Con Octavio Paz el arco y la lira siempre se tensan.
Excelente odisea.
Sergio Astorga