El ojo de la cerradura - Christian Ferrer

|
El surrealismo ocupa hoy el lugar de la antigualla, también la del menosprecio, y más habitualmente la del objeto perimido aunque exhumado: cadáver exquisito, reliquia de museo. Hace mucho tiempo, hacia 1920, las obras surrealistas eran conductos de ventilación o brulotes incendiarios, pero después de la Segunda Guerra Mundial dejaron crepitar, y más luego llegó el tiempo del saqueo y del inventario. La academia, la industria cultural y las publicidad se repartieron bienes del difunto, quizá para su mal, porque la manutención de la memoria suele requerir de amputaciones y de taxidermia.El certificado de defunción no dilucida del todo las causas del deceso.Al surrealismo no lo mataron, no se suicidó, no se fue, tampoco está activo. A fin de cuentas, quizá haya cumplido con una de sus promesas: la autodestrucción. La obsolescencia de autores e ideas es un imperativo moderno cumplido a rajatabla. El pasado es lastre y la novedad trae aparejada la instalación de otra fe. Es ley de vida en la historia evolutiva de las especies ideológicas o estéticas. Inevitable velorio, no solamente porque toda tradición tiende a su agotamiento sino también porque la actualidad vive para si misma, y entonces importan y mucho, las modas de estación, los gustos y necesidades generacionales, y la obligación académica o museística de renovar temas y público. En todo caso, lo pasajero cobra dividendos por adelantado pues únicamente al porvenir le es dado otorgar triunfos a lo permanente. Eso ya sucedió: hace décadas que el capitalismo carece de exterior, de modo que el proyecto surrealista de revolucionar la realidad terminó disuelto en la existencia cotidiana a la que empapó,colaborando con su reencantamiento. Decir que el mundo de hoy es "surrealista" es confirmar un estado de hecho en la sociedad de consumo, pero desaprobar al surrealismo por ese "éxito" supone un homenaje a su potestad mas que la prueba de un acta de capitulación. Resta la duda: ¿mecha prendida acoplada a la santabárbara de la psique o fuego de artificio?... Texto completo: http://74.125.95.132/search?q=cache:V7nmVBWfarEJ:revista-artefacto.com.ar/pdf_textos/1.pdf+revista+artefacto+el+ojo+de+la+cerradura&hl=es&ct=clnk&cd=3&gl=ar&client=firefox-a Artículo publicado en la revista artefacto www.revista-artefacto.com.ar

1 comentario:

sergio astorga dijo...

Mirta, decir que el mundo de hoy es surrealista, es temerario, yo no veo en el mundo subersión de la realidad, no hay actitud contestataria, si un mundo sumiso y preocupado por los aparadores.
Mirar por el ojo de la cerradura es siempre atractivo.
Abrazos perplejos.
Sergio Astorga