Aquí, la Intimidad es derrotada...Sergio Astorga

|
Jean Fleché

Andar también es perseguir la sombra que nos precede, de todos los que pasaron, una manada de ojos, y muchos nombres que se enturbiaron con distancia y pensaron llegar a su destino. No querían saber que el tiempo es el círculo que vuelve, que regresa y astilla la ceremonia de los huesos que aquí están enterrados bajo ésta línea recta, porque aquí también paso la espada y se agrietaron los rostros en este cuerpo raso de Amarillo.La mirada acostumbrada a la roca, al colérico polvo, al seco latido del vacío que como ave de rapiña lanza su vuelo a la llanura, a ese territorio que se esculpe de nada, de vientres lisos, dónde las fronteras no se alcanzan de tan lejanas. Aquí, donde la curvatura de la tierra parece falsa, donde los sonidos viajan y nunca más regresan. Aquí, el vértigo es del plano que se expande, aquí las líneas son ciegas, se las traga la pastura. Aquí, la luz se expande infinita, informe y sólo cuando el sol nace o se oculta volvemos a saber de su nacencia.Aquí, la intimidad es derrotada con tanto jadeo de planicie y la pegajosa lengua de los bueyes marca el ritmo de las horas. Aquí las paredes son del aire y el rumbo del ferrocarril es el único destino.Aquí, todo es amarillo, las flores, el aliento, la distancia y la pubertad del verde se muere rumiante en las barrigas.Temporal del amarillo por aquí pasamos como si fuéramos cuchillo a medio día.

Sergio Astorga

1 comentario:

sergio astorga dijo...

Mirta, vuelvo una vez más a tu Odisea como ese tenaz sonido que busca su refugio.
Sí, en la bastedad la intimidad es derrotada,tal vez el espacio precisa de oquedad para intimar y los espacios abiertos sean del dialogo para el dialogo de formas. No lo sé, no tengo tanto espacio disponible en mi cabeza para concebirlo.
Gracias a ti y a tus amables lectores que abren sus espacios para que la oquedad intime.
Un abrazo basto.
Sergio Astorga